Facundo Toro, Raly Barrionuevo - Las Golondrinas (Argentina)



Amo las golondrinas
porque son como mi alma
fugaces visitantes de lo desconocido
aparecen de pronto
cuando la primavera en el aire decide
la derrota del frío
me traen de los cielos remotos de la tierra
la nostalgia del paso
y el ansía de infinito
con que mi sangre viene venciéndola a la muerte
y afirmando la vida
a través de los siglos.

Adónde te irás volando por esos cielos
bracita negra que lustra la claridad
detrás de tu vuelo errante mis ojos gozan
la inmensidad, la inmensidad.

Veleros de las tormentas se van las nubes
en surcos de luz dorada se pone el sol
y como sílabas negras, las golondrinas
dicen adiós, dicen adiós.

Vuela, vuela, vuela, golondrina
vuelve del más allá
vuelve desde el fondo de la vida
sobre la luz, cruzando el mar, cruzando el mar.

Un cielo de barriletes tiene la tarde
el viento en las arboledas cantando va
y desandando los días mis pensamientos
también se van, también se van.

Cuando los días se acorten junto a mi sombra
y en mi alma caiga sangrando el atardecer
yo levantaré los ojos pidiendo al cielo
Volverte a ver, volverte a ver.

Vuela, vuela, vuela, golondrina
vuelve del más allá
vuelve desde el fondo de la vida
sobre la luz, cruzando el mar, cruzando el mar.

Vuela, vuela, vuela, golondrina
vuelve del más allá
del más allá
del más allá.