Eduardo Darnauchans - El instrumento (Uruguay)




Conocerse claro está
que necesita su tiempo
con años que albañilean
y años de derrumbamiento.

Pero cuando todo es potro,
mujer, baile, vino, viento
y la carne nos sostiene
tanto o más que el hondo hueso.

Qué vas a andar preguntando
si te das por lo derecho
y es tu voz la que te dice
si la promesa es lo cierto.

Y de pronto se volaron
la mujer, el vino, el fuego
que sostenía las carnes
el temple del instrumento.

Y en un cantor de boliche
me conocí en el ejemplo
ya perdí mi compañera
desatame de este enredo.

Ya perdí mi compañera
desatame de este enredo.

Ya perdí mi compañera
desatame de este enredo.