Arnulfo Briceño - Adiós a mi llano (Colombia)



Cuando salí de mi llano
yo sentí que me moría
dejé lo que un día fue mío
y allá se quedo mi vida
mis amores y alegrías
mi llanto y también mi risa.
Dejé atado mi caballo
mi noble y fiel compañero
en días que abrazaba el sol
noches de luna y lucero
también las duras faenas
los palmares, los esteros.
Qué triste es decir adiós
y en el llano y en su ley
mi alma se quedó enredada
en el aire, en el caney
en la buena muchachada
que nunca volveré a ver.
Adiós La Plata querida
adiós mi amigo Carranza
con canaguaro me voy
hacia otras tierras lejanas
volveremos con más fe
a luchar por nuestra causa.
Adiós amor de mi vida
pedazo de mis entrañas
serás mi rumbo, mi guía
cuando esté en tierras extrañas
que un amor tan verdadero
es fuego que no se apaga.
Me voy, pero volveré
mientras serás mi soñar
hoy parto pero con fe
de volverte un día a cantar
cuando todo haya acabado
junto a ti he de terminar.