Babasónicos - Aduana de Palabras (Argentina)



Saludos, del otro lado del gran vidrio
hay alguien, que no se parece a mí
y sin embargo en la gran ciudad
bajo el influjo de lámparas mata insectos
somos iguales, somos panteras negras al acecho
que están a punto de comerse.

Un puñado de papel, con palabras
todas esas palabras que no puedo ni quiero escribir
me desesperan,
todas esas palabras que de pudor no saben
hablan por mí.

Mírame de lejos y verás como tu dios colapsa dentro mío
bajo este cielo de papel mache
y entre el humo de sahumerios y pachuli
estás a un paso de que todo te resbale
y yo a punto de decir lo que no soy.

Un puñado de papel, con palabras
todas esas palabras que no puedo ni quiero escribir
me desesperan
todas esas palabras que de pudor no saben
hablan por mí.

Habiendo soltado las riendas de mi carroza de cuero
mi congoja jadea, mi sentido enloquece
mis fauces resueltas reclaman tu aliento.

Un puñado de papel, con palabras
todas esas palabras que no puedo ni quiero escribir
me desesperan
todas esas palabras que de pudor no saben
hablan por mí.

Todas esas palabras que no puedo ni quiero escribir
me desesperan
todas esas palabras que de pudor no saben
hablan por mí.